Mi bebe tiene sueño pero no quiere dormir

La información contenida en este blog es puramente orientativa y nunca debe sustituir a la opinión de su pediatra o ginecólogo.

Es una situación con la que casi todas las madres se han encontrado en algún momento: tu bebé está cansado y necesita dormir, pero no quiere hacerlo. Si estas pasando por este problema no te preocupes, hay algunas estrategias que puedes probar para ayudar a tu bebé a conciliar el sueño.

Crea una rutina

Los bebés disfrutan de la rutina porque les ayuda a comprender lo que se espera de ellos. Establecer una hora específica para acostarse cada noche le ayudará a entender que es hora de descansar. Algunos bebés también pueden beneficiarse de una rutina antes de la hora de acostarse. Esto puede incluir cosas como un baño relajante, una lectura de cuentos, y una cantidad limitada de tiempo para jugar. Una rutina que sea agradable pero predecible le ayudará a tu bebé a prepararse para el sueño.

Mantén un ambiente tranquilo y sin estímulos

Los bebés son muy sensibles a los ruidos y la luz, por lo que es importante mantener un ambiente tranquilo y sin estímulos para ayudar a tu bebé a conciliar el sueño. Intenta evitar los ruidos altos y las luces brillantes durante la hora de acostarse, y mantén la habitación a una temperatura cómoda. También es importante que tu bebé se sienta seguro, así que mantén su cuna cerca de tu cama si es necesario.

No le des demasiada comida antes de acostarse

No hay nada peor que tener hambre cuando se trata de conciliar el sueño, así que asegúrate de que tu bebé coma suficiente antes de acostarse. Sin embargo, también es importante no darle demasiada comida antes de acostarse. Alimentar a tu bebé demasiado puede provocar que se sienta incómodo y no logre conciliar el sueño.

Asegúrate de que no esté enfermo

Si tu bebé está enfermo, es posible que tenga dificultades para dormir. Si sospechas que tu bebé está enfermo, consulta con su pediatra para descartar cualquier problema de salud subyacente. Si tu bebé está simplemente resfriado o con alguna otra afección menor, puedes tratar de aliviar los síntomas con medicamentos recetados por el pediatra para ayudar a tu bebé a conciliar el sueño.

Asegúrate de que esté bien descansado

A veces, los bebés pueden resistirse a dormir porque están cansados. Si tu bebé no ha estado durmiendo suficiente durante el día, puede ser más difícil que se duerma por la noche. Asegúrate de que tu bebé esté recibiendo entre 12 y 16 horas de sueño cada día para que esté descansado y listo para dormir.

Intenta relajarlo con algunas técnicas

Si tu bebé está demasiado activo para dormir, intenta algunas técnicas para ayudarlo a relajarse. Esto puede incluir cosas como masajes suaves, cantar o hablar en voz baja, o sostener a tu bebé para que se sienta seguro. Si a tu bebé le gusta el movimiento, puedes intentar un paseo en coche o balancearlo en una manta para ayudarlo a relajarse.

No te desesperes

Es importante recordar que los bebés son impredecibles, y a veces no hay nada que puedas hacer para que se duerman. Si tu bebé está teniendo problemas para conciliar el sueño, intenta mantener la calma y no te desesperes. Intenta algunas de las estrategias descritas anteriormente, y si nada funciona, puedes intentar descansar un poco mientras tu bebé está despierto. De esta manera, todos podrán recibir el descanso que necesitan.

Te puede interesar

¿Por qué mi bebé tiene sueño pero no se duerme?

Como madre, es importante comprender lo que hace que su bebé tenga sueño pero no se duerme. Esto puede ser frustrante para los padres, pero es importante entender cómo abordar el problema de manera eficaz.

Demasiada estimulación

A veces, el bebé puede estar tan estimulado que está demasiado «agitado» para conciliar el sueño. Si el bebé se ha pasado el día jugando, viendo televisión o interactuando con personas, es posible que tenga dificultades para calmarse y descansar. Los padres pueden intentar limitar la estimulación durante el día para ayudar a su bebé a relajarse.

Inquietud por la separación

Puede ser difícil para un bebé separarse de su madre o padre durante la noche. Si el bebé está acostumbrado a acurrucarse con uno de sus padres mientras duerme, puede sentirse ansioso al acostarse solo. Los padres pueden intentar acurrucarse con el bebé durante unos minutos antes de que se duerma para ayudarlo a relajarse.

Miedo nocturno

Los miedos nocturnos son una causa común de la falta de sueño en los bebés. Estos pueden incluir miedo a la oscuridad o a los ruidos que se escuchan fuera de la casa. Los padres pueden intentar suavizar estos temores al proporcionarle al bebé una almohada o una manta para que se sienta seguro.

Rutina de sueño inconsistente

Es importante que los padres establezcan una rutina de sueño para su bebé. Esto ayuda a su bebé a comprender cuándo debe dormir y cuándo debe estar despierto. Si la rutina de sueño del bebé no es consistente, esto puede contribuir a que el bebé tenga dificultades para conciliar el sueño.

¿Qué hacer cuando el bebé no quiere dormir?

Ser madre es una de las experiencias más divertidas y emocionantes de la vida, pero también puede ser una de las más cansadas. Una de las más difíciles de afrontar es el momento de la siesta del bebé. ¿Qué hacer cuando el bebé no quiere dormir? Aquí hay algunas ideas.

Cualidades de Un Buen Entorno para Dormir

Asegúrate de que el espacio donde el bebé va a dormir sea adecuado. Una habitación cálida, sin ruido, luz tenue y una cama confortable son los elementos básicos para un buen sueño. Si es necesario, puedes agregar algo de música de fondo para calmarlo.

Cambia tu Actitud

A veces, los bebés simplemente se resisten a dormir porque perciben la ansiedad de sus padres. Trata de mantener una actitud tranquila y positiva. Lo mejor es mantener la calma en todo momento para que el bebé se sienta seguro y relajado.

Haz Una Rutina de Sueño

Haz que el horario de sueño del bebé sea una prioridad. Establecer una rutina de sueño ayuda a que tu bebé se acostumbre a dormir en ciertos horarios. Esto también ayuda a mejorar su calidad de sueño y a aumentar sus niveles de energía.

Usa Tranquilizantes Naturales

Algunos remedios caseros pueden ayudar a calmar el bebé cuando se resiste a dormir. Los aceites esenciales como el de lavanda, el de manzanilla o el de almendras son buenas opciones para relajarlo. También puedes optar por preparar un baño con agua tibia y sal marina para relajar su cuerpo antes de irse a dormir.

¿Qué puedo hacer para que mi bebé concilie el sueño?

Es importante que tu bebé tenga un horario, para que sepa cuándo es hora de relajarse y conciliar el sueño. Establece una rutina para la hora de acostarse, como un baño caliente, una canción de cuna o una historia. Estos momentos previos pueden ayudar a calmar a tu bebé y que se relaje para dormir.

Crea un ambiente tranquilo

Reduce la luz y el ruido en la habitación para que tu bebé se sienta cómodo y se relaje. Puedes poner música clásica, un sonido de lluvia o del mar. Si tu bebé se despierta con facilidad, es recomendable que tenga una luz nocturna.

Haz que tu bebé se sienta seguro

Asegúrate de que tu bebé sienta que está seguro. Esto puede significar que los padres estén cerca para ayudar a conciliar el sueño. Puedes abrazar a tu bebé o cantarle una canción para ayudarlo a dormir profundamente.

Mantén la temperatura de la habitación

Es importante que la temperatura de la habitación esté lo suficientemente fresca para que tu bebé se sienta cómodo. Si la temperatura es demasiado alta, el bebé puede sentirse incómodo y esto podría evitar que se duerma.

No le des comida antes de acostarse

Es mejor que tu bebé no coma antes de acostarse. Si tu bebé come demasiado antes de acostarse, esto puede afectar su sueño. Asegúrate de que tu bebé coma aproximadamente una hora antes de acostarse y que no tome demasiado líquido para evitar que se despierte para ir al baño.

Después de un día agotador, todos los padres conocen la lucha para acostar a sus bebés. Puede ser frustrante cuando su pequeño está cansado pero todavía quiere jugar. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a tu bebé a calmarse y relajarse para que pueda tener un descanso reparador. Utiliza técnicas de relajación, como cantar una canción de cuna, leer un cuento, abrazarlo y acurrucarse, para calmar a tu bebé. Si es necesario, intenta una sesión de masaje suave. Estas técnicas ayudarán a tu bebé a relajarse y a aceptar una hora de sueño. Aunque puede ser difícil y frustrante para los padres, es importante recordar que, si tu bebé no se duerme, solo significa que necesita estos momentos para descansar y recuperar energías. Así que, aunque sea difícil, sigue trabajando para ayudar a tu bebé a encontrar un sueño tranquilo.
Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Pinterest
Share on WhatsApp